Santander

Elegante y ‘cool’

Pocos conceptos tan difíciles de definir como la elegancia. Tiene que ver con el buen gusto, con la gracia en el estilo, con la belleza sin duda, con la armonía… Se es elegante o no se es. Y la capital de Cantabria lo es. Basta con situarse en la península de la Magdalena, ese hermoso montículo entre playas, y levantar la vista hacia el Palacio Real en el que veraneaba la Corte española y ahora lo hacen los estudiosos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Santander es elegante por su forma de asomarse al puerto y la espectacular bahía, miembro del exclusivo club de las más bellas del mundo. Por sus grandes avenidas, sus serenos jardines y el pintoresco Paseo de Pereda, con sus típicas casas con miradores. Pero también por su tradición marinera y por sus rincones en los que disfrutar de un vino y un pincho. Por su manera, sencillamente elegante, de armonizar tradición y vanguardia.