Avilés

Asombrosa y 'cool'

Avilés invita al paseo sin prisas, a la contemplación serena. A recorrer con tranquilidad las amables calles de su casco histórico, apreciando sus soportales, plazas, iglesias y palacios como etapas de un viaje a través de la historia y sus estilos arquitectónicos, desde el siglo XII hasta el presente. A dejarse llevar por sus paisajes naturales en verde y azul, adentrándose en sus extensas dunas, asomándose a sus acantilados, sumergiéndose en el mar de sus playas.

En Avilés, en el corazón de Asturias, la tranquilidad es un estado de ánimo que se comparte y contagia, y que no tiene nada que ver con el aburrimiento. Participas en la intensa vida cultural del Centro Niemeyer, disfrutas de la compañía en una bulliciosa sidrería, entras en sus fiestas. Y sabes que después puedes sentarte a conversar en una plaza o tomar un sendero verde por el mero placer de descubrir hasta dónde te lleva…